En el hemisferio norte ha empezado oficialmente el otoño. A mí personalmente me gusta mucho esta época no sólo por el colorido paisaje, sino también porque es una estación en que las cuatro estaciones pueden encontrarse en un solo día. Al observar a la naturaleza me doy cuenta que también ésa es nuestra propia mutación, somos seres en cambio constante en evolución permanente y ahí radica nuestra esencia.

En octubre no solamente se celebra “Halloween”, una fiesta que inicialmente empezó en el Reino Unido para agradecer por las cosechas, sino que también marca el inicio de la recolección de las cosechas y almacenamiento para el invierno. Octubre es tiempo de guardar los utensilios, muebles del verano, encender las calefacciones y centrarnos más en la vida al interior de nuestras casas antes que al exterior.

Para mí, octubre marca el tiempo de buscar mi calorcito interno. De recuperar las energías que en el verano dejamos y empezar a preparar la maleta para vivir cómodamente el otoño y suavemente el invierno.

En pocas palabras, octubre es la oportunidad de volver a vivir una nueva transformación al igual que los árboles que dejan caer sus hojas secas y coloridas. Ellos saben que sus hojas no están muriendo, sino que su caída está dando paso a una nueva vida que se está germinando dentro de él. La naturaleza es sabia y sabe que soltar es dar paso al cambio… es volver a nacer más elegante, más colorida, más sabia.

Observa a las plantas, a los árboles, a la naturaleza misma que con cada ciclo nos enseñan que estamos llenos de vida y de sabiduría y que, independientemente de catástrofes naturales, ellas vuelven a nacer con fuerza en diferentes lugares y más erguidas que antes. Así mismo convierte tu ciclo en naturaleza viva en ti. Te invito a reconocer tus propios ciclos y a vivirlos cada día con intensidad, soltando, dejando ir lo viejo y dando paso a lo nuevo, descubriendo tu fuerza interna y saludando la nueva luz que aparece en tu camino.  Continúa ese camino, no te distraigas ni te aferres a él, por el contrario, vívelo con entusiasmo. La magia del cambio ocurre solamente cuando hay espacio para dar paso a algo nuevo.

Y así es como me he propuesto vivir este nuevo ciclo.

Y hasta conocernos te dejo un abrazo,

María Ondina Andrango

www.consextosentido.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *