Has seguido todo un proceso y, poco a poco, te abres a nuevas oportunidades y nuevas experiencias que antes las sentías como lejanas e inexistentes para ti, sin embargo, hoy sientes deseos de más, ya no de avanzar sino de correr y cruzar nuevas puertas: Has asumido el control de tu vida con responsabilidad y propósito.

Y, cada vez, vas poniendo más atención en lo positivo de la experiencia y respondiendo en positivo que lo que nos tocó vivir no era tan malo como habíamos pensado.

Tus hábitos de pensamientos son ahora mucho más potentes y te expresas como una ganadora.

Liderando tu vida abres espacios para celebrar esos logros, esos pequeños pasos que has ido dando cada día.

Celebrar honra tu trabajo, tus esfuerzos y tu éxito se vuelve contagioso, tu alegría es palpable y tu sentido del humor te ayudará a sortear obstáculos en situaciones complicadas.

Dejas de buscar el reconocimiento externo y te centras ahora en conseguir aliados y formar equipos para lograr tus objetivos con mayor facilidad, inspirando siempre confianza y animando a más personas a salir de su zona de confort. 

Celebra siempre tus logros con la emoción de un niño: sin culpa, sino con la inocencia de sentirte amada, respetada y ser su prioridad. 

Conoce más sobre mi Minicurso “Organiza tu vida y libera tu mente, pincha AQUÍ

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *