Un viaje con equipaje liviano te da mucha más flexibilidad y poder de movilidad para embarcarte en tu aventura de descubrir nuevos espacios, nueva gente y también redescubrirte a ti misma. 

Pero, por sobre todo, te recuerda centrarte en lo que quieres conservar.

Aprecia los objetos que te dan alegría, y suelta el resto con gratitud.

Dejar ir es una parte importante del proceso porque te ofrece la oportunidad de aprender de tus experiencias pasadas.  

Cuando dejas ir a una persona o a una situación que ya no vibra en tu misma frecuencia, te enseña que el propósito en tu vida ya se ha cumplido.  

Examinar conscientemente cada persona y/o situación a la que te aferrabas, afectará la forma en que vives y adquieres nuevas cosas o te relaciones con nuevas personas en el futuro.

A nivel práctico, al soltar te estás permitiendo reconocer cuánto estabas sosteniendo en ti, cuánto estabas almacenando en tu interior y te das permiso de vivir nuevas experiencias y de renovarte volcando toda tu energía y atención a lo que te trae felicidad.

Se puede soltar cosas materiales e inmateriales usando un ritual, pero, por sobre todo, expresando gratitud por lo que le han enseñado.

Si deseas conocer más sobre mi Minicurso “Organiza tu vida y libera tu mente, pincha AQUÍ

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *