La abundancia está en ti

Somos todo lo que atraemos, lo que somos y queremos. La abundancia no es otra cosa más que la manifestación de nuestros deseos y estados emocionales. Te has dado cuenta que, en más de una ocasión ¿has/hemos vivido situaciones en que todo va mal? En esos momentos estamos, simplemente, es un momento de vibración baja, nuestro estado de ánimo es diferente y nada sale como lo habíamos planeado y parece que no se acaba jamás.

La abundancia está en sintonía con nuestra energía y mientras más alta ésta sea más cosas positivas atraeremos a nuestra vida. Si entendemos este concepto, entonces es hora de ponernos manos a la obra y subir nuestra energía, pero ¿cómo podemos lograr algo que no vemos, pero sentimos?

  1. Busca espacios de silencio en donde puedas encontrarte contigo mismo. La meditación es una herramienta básica y de mucho poder para acallar la mente y tus miedos.
  2. Alimenta a su cerebro con pensamientos positivos
  3. Cuida tu vocabulario, sé amable contigo mismo y tu entorno.
  4. Practica yoga que es una disciplina que no sólo fortalece tu cuerpo sino también tu alma. No siempre tiene que ser yoga puede también ser otro deporte. Los beneficios del deporte son múltiples y entre ellos el más importante es tranquilizar y/o eliminar nuestros pensamientos negativos y reactivarnos para empezar de nuevo.

Cuando nuestros pensamientos callan, la magia aparece porque es capaz de escuchar nuestras peticiones e igualmente empezamos alinearnos con ser nosotros mismos y abandonar las máscaras del miedo, el victimismo, el desorden y la pobreza que se han apoderado de nosotros.

La abundancia antes que tener una casa lujosa, un coche brillante y una profesión que nos represente mucho dinero, aunque el trabajo no nos guste, es aprender a vivir con lo que tenemos de forma satisfactoria haciendo lo que realmente nos gusta, viviendo de nuestros talentos y disfrutando cada paso que damos para llegar a la meta deseada.

La abundancia es un estado de éxtasis constante cuando estamos conectados con nosotros mismos y estamos pendientes de satisfacer nuestras necesidades desde el amor y el respecto hacia nuestra esencia, el medio ambiente y el entorno que nos rodea.

En síntesis, la abundancia la creamos nosotros porque somos la fuente proveedora de energía y solamente en nosotros radica qué energía deseamos poner a nuestro servicio y el Universo se abre a complacernos.

Estos y muchos otros temas más estaremos tocando en nuestra nueva comunidad: «Mujeres que corren con el tiempo». Únete ahora y forma parte de un grupo cerrado en Facebook dispuesto a escucharte y buscar soluciones ortodoxas y romper con viejos paradigmas que sólo frenan tu desarrollo personal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *