Las creencias limitantes es un término que se viene usando con mucha frecuencia dentro del Coach, pero ¿qué son las creencias limitantes?  Se usa para describir los programas instalados en nuestro consciente y/o subconsciente y que los asumimos como verdades absolutas y que, por lo tanto, marcan nuestro comportamiento y carácter. Estos programas son propios de un entorno familiar, cultural y social en el cual crecimos y formamos parte. Estas creencias llegan a manifestarse en lo cotidiano dentro de una pareja, cuando cambiamos de cultura y, en general, en el entorno en el que nos desenvolvemos.

Estas creencias son las que, más de una vez, nos causan muchos dolores de cabeza pues no nos permiten alcanzar nuestros objetivos más preciados y, en más de una ocasión, desconocemos la causa del problema. También son responsables de nuestra intolerancia frente a situaciones o personas que no van acorde a nuestra forma de creer y/o ser y nos creemos en el derecho de “criticar, juzgar” a nuestros semejantes.

Sin embargo, estamos dotados de inteligencia suficiente para trabajar en estas creencias y darles un giro completamente diferente y ponerlas a nuestro favor siempre y cuando nos volvamos conscientes del origen del problema y decidamos abandonar el rol de víctimas y, a su vez, convertir esas “debilidades” en puntos de fortaleza.  En ese momento no sólo que cambiamos nuestras creencias limitantes, sino que también asumimos la responsabilidad sobre nosotros mimos y actuamos de forma coherente.

Resumiendo, para trabajar nuestras creencias limitantes necesitamos:

  1. Reconocer cuáles son esos patrones que frenan mi desarrollo personal y no me permiten llegar al lugar deseado.
  2. Sin juzgar, reconocer que esas creencias han cumplido un papel y les agradezco por su función, pero ahora decido cuáles son las nuevas herramientas que deseo instalar en mi cerebro.
  3. Ser amable y paciente conmigo mismo durante este proceso. No se trata de matar a mi otro yo sino de rescatar el potencial escondido en nuestro interior.
  4. Implementar las nuevas herramientas todos los días y crear nuevos hábitos de vida.
  5. Ser tolerantes con las personas que no tienen mis mismos patrones.
  6. Rodearnos de gente acorde a mis nuevas creencias que me impulsen a crecer continuamente.

Recuerda que en más de una ocasión es difícil hacer este trabajo solo, pero para ello hay toda una gama de profesionales que pueden ayudarte a trabajar en tu superación personal y nos ponemos como siempre a tu servicio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *