Me imagino que con el post anterior ya has tomado acción y tus días son mucho más productivos de lo que esperabas.

Me alegro que formes parte de esta comunidad que está dispuesta a ponerse retos constantemente pues para ser disciplinada se necesita realmente mucha fuerza de voluntad y aunque vemos a un planteamiento de actividades como algo banal y muy sencillo, llevarlas a acabo nos cuesta mucho trabajo y más aún hacer de ello un hábito.

Aquí comparto contigo cinco pasos para alcanzar una disciplina de hierro que te permita crear la mejor versión de ti misma:

  1. Pon todas tus ideas sobre el papel por muy absurdas que éstas sean. El escribir te va a permitir tener una claridad de cuáles son tus deseos más escondidos y te va a permitir tomar acción para darle forma a esos pensamientos que los veías solamente como “pensamientos banales”, pero que quizás ahí llevas guardada las llaves de tu verdadera pasión, habilidades, talentos o como quieras llamarlos.
  2. Ya arriba mencionaba “tomar acción” y es que esta es la parte más importante para que tus ideas no se queden solamente en eso o plasmadas en un papel. Es hora de planificar y escoger de tu mar de ideas las que, realmente, son relevantes para ti. Siempre estamos cargados de ideas, deseos, pero no llegamos a realizarlos porque queremos ejecutar todo al mismo tiempo. Esto es imposible porque nos dispersamos. Te invito a concentrarte en una sola meta sin que ello signifique dejar de lado tus otros objetivos. Justamente, este es el motivo porque fracasamos a la hora de plantearnos metas: No ser específicos.
  3. Una vez que tengas seleccionada tu meta plantéate si es que realmente se puede llevar a cabo. Hacer una lista de pros y contras te puede ayudar. Además, planifica cuáles son los pasos que necesitas seguir para llegar al punto deseado de forma que tus logros sean medibles. Recuerda que, cada vez, que logres completar una tarea es hora de festejar tu logro porque así te motivas a continuar.
  4. Como ahora ya tienes un esquema de tu meta, es importante saber si ésta va alineada a tus principios, a tus valores de forma que puedas continuar con tu plan.
  5. Y como último punto, ponte fechas límites para cada tarea que te propongas afín de alcanzar tu meta. No dejes que todo se quede en el limbo y se va como algo lejano e inalcanzable. Despierta y trabaja sobre tus metas.

Aunque todo parezca muy complicado, estos pasos son necesarios para alcanzar objetivos/metas deseadas planteándonos y replanteándonos contantemente tareas para culminar con éxito y no frustrarnos a mitad de camino. Empezar con este plan quizás te cueste al comienzo, pero la práctica te llevará a reducir, cada vez más, el tiempo de preparación cuando decidas empezar con un objetivo. Pero es que, cada día, tenemos objetivos pequeños y grandes que tenemos o queremos cumplir dentro del hogar como en nuestra vida profesional.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *