La autoestima se entiende en pocas palabras como el amor hacia nosotros mismos. Nuestra autoestima se puede ver afectada, en más de una ocasión, por situaciones difíciles como una separación, divorcio, pérdida de trabajo, enfermedad etc. En ese momento empezamos a buscar las respuestas en el exterior y culpar a terceras personas de lo que nos está aconteciendo antes que echar una mirada en nuestro interior y/o asumir nuestra responsabilidad.

Si parto de la premisa, que en un momento difícil debo buscar una respuesta en mí, por ello de que todo lo que me sucede ha sido creado por mi otro “yo” inconsciente, debo decir que éste es un paso muy difícil de realizarlo ¿no te parece? Es como enfrentarnos a un fantasma que no conocemos y ¿a quién no le dan susto los fantasmas, aunque sea el Canterville?

Muchas veces, solemos perdernos en el camino para volver a nuestra esencia perdida, olvidada por el caos de la rutina que trae como consecuencia la falta de claridad para encontrar una solución y tal parece que la solución más rápida que encontramos es echarnos la culpa a nosotros mismo y maltratarnos desembocando en la tristeza, falta de amor propio y caos emocional.

Me permito compartir contigo cinco pasos que yo los titulo “el baile de la vida” ¿te atreves a baila?

  1. Es hora de dejar de juzgarnos y buscar, en lo posible, ayuda profesional que nos acompañe por un tiempo a aclarar el panorama en que nos encontramos caso contrario podemos caer en una depresión.
    El buscar un profesional es, muchas veces, juzgado, pues se cree que todos tenemos la capacidad de resolver nuestros propios problemas de la mejor manera y de una forma inmediata y satisfactoria para todos. Nada más equivocado como esto, somos seres humanos que también necesitamos alimentarnos de los conocimientos de otras personas y requerir su ayuda si lo consideramos pertinente pues su experiencia y estudios pueden ayudarnos a salir de situaciones difíciles al igual que un médico lo hace con sus pacientes de una simple gripe, dolor de espalada u otras enfermedades.
    Ponernos en manos de un profesional es, simplemente, adquirir nuevas herramientas para volvernos a construir y hacer de nosotros una versión mejorada y más valiosa aún.
  1. Asumir nuestra responsabilidad es aceptar que somos parte de un todo y, por lo tanto, desempeñamos una función con derechos y obligaciones y mi papel juega también un factor importante en el acontecimiento que me causa dolor. Cuando aceptamos nuestra responsabilidad damos un paso hacia el crecimiento y salimos del rol de víctima que nos hemos impuesto y cuando aceptamos esto, estamos contribuyendo a dar un salto de cambio y, al mismo tiempo, es una oportunidad para crear nuevas formas de comportamientos, aprendizajes, estrategias de vida y por, sobre todo, de felicidad.
  2. Perdonarnos es también una fuente indispensable para sanar heridas y reconocer que actuamos de la única forma en que ese momento nos era conocido. Perdonar y perdonarnos es, en su esencia más sencilla, es liberar a nuestra mente de los sucesos ocurridos con compasión, aceptación y amor infinito. Liberando a la mente del conflicto.
  3. Celebra la vida y no te quedes estancada/o en lo que fue y no pudo ser. Comparte infinitos momentos contigo misma y reconócete como tu amiga/o más fiel y con quién se puede pasar horas interminables disfrutando del amor, la compañía, la camarería.
  4. Rodéate de gente que esté en tu misma sintonía y te permita crecer siempre, gente en la que te veas reflejada/o y sean una inspiración para avanzar cada día más.

Todo cambio implica una muerte, un cierre de capítulos para continuar con el libro de nuestras vidas. Atrévete a que cada capítulo empiece con una sonrisa y con una meta clara hacia dónde quieres llegar y quién quieres que te acompañe en el camino, pero sin aferrarte a nada y, por último, te invito a sonreír siempre, a sonreírte a ti misma/o cada mañana y agradecer por la vida misma.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *